Silenciando miedos

Hay un sinfín de oportunidades ahí fuera. Te están llamando, te envían señales. La mayor parte de las ocasiones no captamos los mensajes recibidos porque llevamos una vida tan estresante y agobiante que silencia sus llamados entre tanto ruido.

No obstante, también sucede que, cuando pedimos señales y las recibimos, nos asustamos. Nos saboteamos nosotros mismos diciendo que no son suficiente señal como para atreverse a dar el paso, o que no estamos preparados lo suficiente para un cambio.

Pero eso mismo que se entromete ante esas señales y que se empeña siempre en hablar por nosotros, en realidad no somos nosotros, son cada uno de nuestros miedos.

Si tus miedos hablan fuerte, actúa a gritos.

Siléncialos con tu compromiso de acción. No le des tiempo al miedo a contraatacar.

Anticípate. Arriesga para vivir. Vive para ser feliz.

Con cariño,

Capitán Quirós.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s